martes, 1 de enero de 2013

ENERO 2013. INICIO. A Sandra y Mauricio los une el mismo destino: Ambos han perdido a personas sumamente importantes en sus vidas y la traición y el dolor los han volcado a ser seres aislados que pronto cambiarán sus suertes al encontrarse.

En el puerto de Veracruz, Sandra Uriarte es una muchacha provinciana llena de sueños y con profunda admiración hacia Estela, su madre, a quien ama por sobre todas las cosas y en quien deposita toda su confianza y confía todo acerca de su relación con el apuesto Edmundo Caballero, con quien está próxima a casarse. Entre las dos mujeres existe una gran complicidad y cariño, pero no es así la relación que Sandra tiene con Federico, su padre, quien es frío y seco con ella y jamás ha podido ser complacido por su hermosa y tímida hija, quien en veces cree que su padre no la quiere, aunque Estela le insista en que el carácter de su padre es sombrío y duro y le asegura que en cuanto se case las cosas cambiarán. Lo mismo escucha de la boca de Edmundo, quien duda de sus sentimientos hacia la muchacha pero es convencido por la misma Estela para que se case con Sandra, a quien Federico desprecia por ser completamente diferente a él y sospechar que la muchacha en realidad no es su hija.  Estela y Edmundo son amantes en secreto y ella desea que él se case con su hija para tenerlo cerca. Ambos fornican en la misma habitación de ella pensando que se encuentran solos en casa pero son descubiertos por Sandra, quien se aterra al descubrir la traición de su novio y su madre, quien junto con su amante, tras ser descubierta y por temor a las represalias que Federico pueda tomar, decide huir con él muy  lejos encontrando los dos un fatal destino al accidentarse en la carretera, llenando aún más de dolor a la inocente Sandra, quien no puede encontrar consuelo en su padre y solo es consolada por Berta, su nana. Sandra decide encerrarse en su habitación y no salir al exterior en mucho tiempo.

En La Paz, B.C., Mauricio Villarroel se alista de novio para darse prisa y llegar a la iglesia, donde espera a su futura esposa, Celina, quien antes de llegar a la iglesia tiene una discusión con Gildardo, su amante y mejor amigo de Mauricio, quien le asegura que si se casa la matará, pues está terriblemente enamorado de ella. Celina es astuta y ambiciosa y sabe que al lado de Gildardo jamás tendrá la vida que puede darse casándose con Mauricio, por lo que llega a la iglesia y se casa con él sin sospechar que su celoso amante la aguarda a la salida de la iglesia, donde tras casarse ésta, él le dispara arrancándole así la vida y confesando la verdad a Mauricio antes de ir a la cárcel. Mauricio, lleno de dolor, se encierra en si mismo y decide irse lejos, al extranjero, donde pasará una temporada a pesar de las suplicas de Agustín, su padre, para que no se marche y enfrente su dolor.

Al paso de un año, en hermosas playas de Veracrúz, Sandra esparce las cenizas de su con enorme dolor y con el recuerdo de su traición, madre sumergida en el mar, donde llora amargamente preguntándose una y otra vez porqué justamente a ella le sucedió lo que le sucedió, sin encontrar una sola respuesta, aprisionando cada vez más un terrible dolor.

En la ciudad de México, Federico Uriarte se ha instalado con su familia desde que enviudó, dispuesto a olvidar lo acontecido y siguiendo con su exitoso bufete jurídico el cuál en poco tiempo ha logrado enorme reconocimiento. Es en su oficina que discute fuertemente con Iván, su hermano y socio, quien le recrimina el ser duro y severo con Sandra, quien solo desea su amor y cariño que el hombre no le puede dar pues confiesa estar seguro de que Sandra no es su hija y que Estela lo engañó más de una vez.

En la pequeña finca que los Uriarte poseen cerca de la playa, Sandra confiesa a su amiga Paloma no comprender el porqué del desprecio de su padre hacia ella como a veces sentir que en realidad ella no fuera su hija. Paloma abraza a su amiga y trata de hacerle ver que Federico es un hombre difícil que, en el fondo, debe amarla mucho y también sentir un profundo dolor, pues amó a Estela como ningún otro hombre ha amado a su mujer.

En España, Mauricio no olvida la razón por la que abandonó su país y cree que para superarlo todo debe volver y enfrentarse a la realidad.

Sandra regresa a Ciudad de México y allí se entera por medio de Berta que Federico ha tomado la decisión de regresar definitivamente a Veracrúz, pues sus negocios han crecido y los puede manejar desde allí. Sandra sufre pues no desea regresar a la casa que le trae malos recuerdos y por lo que suplica a Federico que no se marchen pero él ya ha tomado una decisión y le asegura que ella no lo acompañará. La muchacha lo enfrenta y le suplica que le diga el porqué de su rechazo. Federico le confiesa que ella no es su hija ni él su verdadero padre, así como la culpa de la muerte de Estela, su madre. Sandra no acepta esa culpa ni tampoco cree en las palabras de Federico por lo que busca a su tío Iván y le pide que le diga si lo que su padre le ha dicho es verdad. Iván consuela a su sobrina y le pide que no haga caso de las hirientes palabras de Federico asegurándole que el hombre miente y que ella es su hija legítima.

Paloma no tolera que Nubia, su madre, tenga amoríos con Oscar, un bueno para nada, libertino, que solo la tiene como premio de consolación pues la mujer le da todo lo que él quiera. Esa relación ha logrado que Nubia y Paloma se hayan distanciado como madre e hija y la mujer considera que Paloma le tiene mala voluntad a Oscar porque no lo conoce tan bien como ella. Ninguna de las dos sospecha que él tenga amoríos con una vulgar cabaretera de nombre Mireya, hasta que accidentalmente Paloma lo descubre y se lo hace saber a su madre, quien la abofetea y le exige que no vuelva a levantar falsos contra el hombre o de lo contrario no tendrá más remedio que echarla de su casa. Paloma le recuerda a su madre que en su testamento, su difunto padre las heredó a las dos por partes iguales por lo que ninguna puede echar a la otra.

Patricio Solórzano trabaja en el bufete Uriarte y es un ambicioso sin precedentes que pretende casarse con Sandra, a quien hace visitas de vez en cuando con el único deseo de que ella lo acepte. Habla con Iván, a quien le pide que lo ayude a conquistar a la muchacha debido a que durante muchos meses le ha mostrado su gran interés. Iván asegura que su sobrina es tímida y posee dentro de sí una gran tristeza, así como un rencor que posiblemente nadie podrá hacerle olvidar.

Iván habla con Berta acerca del pasado. Las mujeres coinciden en que Federico jamás olvidará lo que sucedió ni aceptará la verdad aunque Estela haya muerto.

Federico mantiene un romance secreto con la ambiciosa Marisa Gascón, quien cree que algún día será su esposa y la dueña legítima de toda su fortuna, Él, con tal de saciar sus pasiones, le promete que muy pronto será así, aunque no lo acepte Sandra, su hija, a quien gracias a las calumnias de Marisa, el hombre decide llevarse a vivir con él a Veracruz, donde piensa abandonarla y dejarla a su suerte. La muchacha se resiste y es defendida por Iván, quien asegura que si la muchacha desea quedarse en la ciudad de México, él la cuidará. Aun así Federico está empeñado en llevársela y para hacer que su padre, quien le exige le de una razón para quedarse, desista de levársela, Sandra acepta ser novia de Patricio. Cuando Rodrigo parte, la sufrida hija se desahoga con Paloma, a quien cuenta lo sucedido.

Patricio se siente feliz y festeja con sus amigos su noviazgo con Sandra seguro de que dentro de poco se casará con ella y de ser un simple empleado pasará a formar parte de la sociedad del bufet jurídico. Festeja en su condominio en la cama de su sensual vecina: Marisa, quien le dice que en cuanto él se case con la estúpida Sandra y ella lo haga con Federico, ellos dos, amantes, serán ricos.

Mauricio regresa a La Paz, donde encuentra a Agustín muy enfermo. El hombre le suplica a su hijo que haga su vida y busque el amor en una mujer buena que sepa quererlo y se olvide del pasado. Mauricio le promete a su padre que así será aunque sabe que le costará demasiado deshacerse del recuerdo de Celina.

Oscar pide dinero a Nubia, quien se lo da sin más. La mujer le ruega que deje de preocuparse por el dinero y viva con ella en unión libre para así demostrarle a Paloma que está equivocada. Dándose cuenta del provecho que puede sacar, el ambicioso Oscar decide mudarse a vivir con la mujer, causando esto una gran desilusión en Paloma, quien a solas le advierte al hombre que se encargará de que su madre descubra tarde o temprano que él no es más que un farsante.

Mireya recibe la visita de Leónidas Malaver, un criminal que le exige que haga bien su trabajo con Oscar. Ella asegura que su amante ha caído a sus pies y hará lo que le pida aunque lamenta que cuando la descubra quizás sea capaz de matarla. Leónidas la amenaza y ella asegura que si él trata de hacerle daño ella confesará cómo fue que realmente murió Estela Amador de Uriarte. Leónidas abofetea a la cabaretera y le exige que calle jurándole que si un día llega a abrir la boca la matará.

Iván se lleva una gran sorpresa al encontrarse cara a cara con Apolonia Mendizábal, la mujer a la que consideró siempre el gran amor de su vida y quien le confiesa que tras haber terminado con él nunca más se unió a nadie pues siempre le guardó amor eterno, dedicándose única y exclusivamente a viajar por el mundo. Le pregunta al hombre si se casó con Estela y él le dice que no, para decirle luego que Estela está muerta, sorprendiéndola.

Federico piensa en Estela seguro de que ella nunca lo amó y se casó con él solo porque fue obligada por sus padres. La maldice, así como maldice a Sandra, jurando que por medio de ella se vengará de todo el daño que le han hecho.

Oscar lleva regalos a Mireya, quien le dice que debe hacer un trabajo con ella y con sus jefes. Oscar se niega a ser parte del narcotráfico pero ella le asegura que ya está adentro y no puede echarse para atrás si valora su vida. A Oscar no le queda más remedio que ir a hacer un negocio mientras Leónidas lo observa desde lo lejos, dispuesto a asesinarlo si es que falla.

Berta escucha a Sandra, quien sufre pues no ama a Patricio y solo lo ha aceptado como novio para no regresar a Veracruz con su padre. La nana le aconseja que hable con la verdad con el muchacho pero que también se de una oportunidad para volver a amar. A la mujer le preocupa que llegue el día en que Sandra sepa la verdad sobre su origen.

Manejando su auto, Nubia descubre que Oscar de dirige a un cabaret por lo que desea seguirlo. Lo descubre revolcándose con Mireya y sale huyendo a casa, donde llora. Paloma sospecha que su madre se ha enterado de la verdad pero ésta se lo niega y cuando la joven muchacha sale de casa, llega Oscar, con quién la mujer discute y al cuál abofetea y agrede. Oscar se sincera y le confiesa que si ha estado con ella ha sido solo por interés, pues la encuentra demasiado vieja y ridícula como para tomarla en serio. Nubia sufre por el dolor que le causa el saber la verdad. Lo agrede y él la empuja. Al caer ella se golpea en la nuca y pierde la vida al instante. A Oscar no le queda más remedio que escapar. Cuando Paloma vuelve se lleva una fuerte y terrible impresión al saber a su madre muerta.

Iván conoce a Marisa quien no le cae nada bien. Habla en privado con Federico, a quien le exige que no olvide serle fiel a la memoria de Estela mas el hombre cree a su difunta mujer una ramera que siempre lo engañó y está decidido a rehacer su vida con Marisa. Iván le informa que, después de muchos años, Apolonia Mendizábal ha reaparecido en sus vidas.

Sandra y Patricio pasean y acuden a un restaurante a cenar. Allí son sorprendidos por Marisa, quien burlonamente felicita al hombre por su noviazgo. En silencio jura que en cuanto se case con Federico hará de la vida de Sandra un infierno pues muere de celos.

Paloma busca a Oscar en el cabaret y allí habla cara a cara con Mireya, con quien habla sobre el hombre y quien le dice que él no estuvo con ella la noche en que Nubia murió, por lo que en cuanto éste llega Paloma lo acusa de ser el responsable y se lo hace saber a la policía, la cuál lo detiene en ese momento y lo entrevista mas no pueden demostrarle nada por lo que lo dejan en libertad.

Berta recomienda a Iván que hable con la verdad a Sandra pues ella debe saberla. El hombre se niega pues teme a que su sobrina lo rechace.

Marisa se presenta en la mansión Uriarte y allí tiene un enfrentamiento con Sandra, a quien Iván defiende. Al ser descubiertos por Federico, éste defiende a su amante y anuncia a su hija que pronto se casará con ella. Sandra sufre por la decisión de su padre y trata de hablar con Patricio pero éste no le contesta el teléfono. Ella hace maletas y acude al aeropuerto donde se tropieza con Mauricio. Surge entonces un flechazo.

Iván habla con Marisa en casa de ésta y le advierte que si se atreve a molestar a su sobrina se arrepentirá. La mujer ahora se ha encaprichado y asegura que en cuanto se case con Federico la muchacha sufrirá.

Apolonia habla con su fiel ama de llaves, Paz, a quien le confiesa seguir enamorada de Iván a pesar de que los años han transcurrido.

Paloma se encuentra desconsolada. Oscar acude a ella para burlarse por su pesar y le asegura que se arrepentirá de haberlo inculpado siendo inocente. Ella cree que a pesar de haber sido declarado inocente él fue el culpable de la muerte de su madre. Recibe entonces la visita de Lucero, quien le cuenta sus problemas. Las dos amigas se consuelan mutuamente.

Iván y Federico discuten sacando a flote sus secretos del pasado. Los dos hombres están a punto de golpearse pero Berta los separa exigiéndoles que digan la verdad a Sandra. Iván está dispuesto y acude a buscar a su sobrina. Descubre que se ha ido de casa.

Mauricio no deja de pensar en Lucero y solo espera volverla a ver pues siente que se ha enamorado de ella.

Marisa se revuelca con Patricio, quien le dice que convencerá a Lucero de que se casen pronto para que así ellos dos gocen de la fortuna Uriarte.

Iván y Berta buscan a Sandra sin encontrarla. Finalmente ella llega a casa y les dice que no desea tener una madrastra que la separe aún más de su padre. Iván abraza a su sobrina y la lleva a cenar a un lugar donde la presenta con Apolonia.

Mireya se revuelca con Oscar, de quien se queja como amante pues ya no la motiva como antes. Él le pide tiempo pues está muy nervioso y ella considera que lo que existe entre ellos debe terminar.

Federico entrega anillo de compromiso a Marisa y realiza una cena en su casa para anunciar su boda. Lucero se opone y entonces él le deja claro que se puede ir cuando guste. Iván interviene y hace valer sus derechos asegurando que la mansión Uriarte así como las empresas, también le pertenecen a él por mitad por lo que el que debe marcharse a rehacer su vida debe ser Federico. Saber eso alerta tanto a Marisa como a Patricio, quien tras hablar con su amante le propone a ésta que se haga amiga de Sandra. Marisa entonces pide a la muchacha que se traten con cordialidad e intenten ser amigas pero Sandra se niega.

Oscar intenta abusar de Paloma, quien lo golpea fuertemente y escapa de casa en busca de ayuda. Se topa con Damián, su vecino, quien la lleva a su casa y allí la calma. Ella le pide el teléfono prestado y llama a Sandra para pedirle ayuda. Acompañada de Patricio, acude en su búsqueda y Mauricio se asombra al verla. Paloma va a vivir a la mansión Uriarte a pesar de que Federico se opone. Iván es quien determina que la muchacha vivirá con ellos.

Paz aconseja a Apolonia que rehaga su vida con Iván antes de que sea tarde. La mujer busca a Iván y se enfrenta a Federico, quien no hace más que burlarse de ella. Apolonia lo pone en su lugar, ofendiéndolo con elegancia. Son interrumpidos por Marisa, quien propone a la mujer que sean amigas si es que ella e Iván también se casarán.

Sandra tiene una fuerte discusión con Patricio, quien desea hacerla suya a toda costa sin esperar a que se casen. Ella se lo cuenta a Berta, quien le recomienda que analice sus sentimientos. Sandra entonces confiesa no estar enamorada de él.

Mauricio visita a Paloma con el pretexto de ver a Sandra. Paloma se confunde y cree que el hombre está interesado en ella. Cuando Mauricio y Sandra se ven, sus corazones se aceleran. Se hablan con timidez y son descubiertos por Patricio, quien pide a ella que hablen. Lucero se niega y él la ofende preguntándole si Mauricio es su amante. Sandra lo cachetea.

Leónidas y Mireya ofrecen una fuerte suma a Oscar a cambio de que asalte con otros criminales una mansión que han tenido en la mira desde hace mucho tiempo. Él acepta.

Mauricio invita a Sandra un café y ella acepta. Se desahoga con él sin querer y entonces, sorpresivamente él la besa por lo que ella huye.

Paloma comienza a trabajar en las empresas Uriarte, donde es menospreciada por Patricio quien simplemente se ha propuesto amargarle la vida, cargándole el trabajo.

Recomendado por Paloma, Mauricio consigue un importante puesto en las empresas Uriarte a pesar de la oposición y las intrigas de Patricio, a quien Iván exige que no de su opinión pues él es solo un empleado más. Patricio asegura que él pronto será de la familia y por lo tal socio de la empresa por lo que su opinión es importante. Semejante reacción alarma a Iván.

FEBRERO 2013. Federico recibe la llamada de su sobrina Jocelyn, quien le informa que ha quedado huérfana y él e Iván son sus únicos parientes. Al saber que la muchacha posee una inmensa fortuna, el hombre le ofrece su ayuda y casa para que pase una temporada sin sospechar que ella solo desea utilizado con enredos pues ha quedado en la miseria.

Iván y Apolonia deciden casarse considerando que han desperdiciado demasiado tiempo. Sandra se alegra al saberlo y se lo hace saber a Patricio, quien la trata con indiferencia hasta que ella le pide perdón y le asegura que Mauricio no es nada de ella. Para perdonarla, Patricio le pone como condición que se entregue a él Sandra se niega y nuevamente pelean pero ésta vez él se violenta. La pobre Sandra de nueva cuenta se desahoga con Paloma, quien le aconseja que termine su relación con Patricio definitivamente. Nuevamente hay un encuentro con Mauricio, a quien la muchacha trata con indiferencia por temor a tener roces con su novio, mientras que éste se desfoga con su amante: Marisa.

Oscar y Leónidas entran a robar a la mansión Uriarte y son descubiertos por Federico, quien les apunta con su arma y pide a Sandra y Berta que llamen a la policía. Paloma reconoce a Oscar y cuando la policía se lo lleva le cuenta a Lucero quien es. Federico  las escucha y cree que la muchacha es cómplice de los maleantes por lo que la acusa y también es detenida.

Gracias a Mauricio Iván descubre irregularidades en las cuentas que Patricio maneja por lo que discute con éste, quien no hace más que ofenderlo por lo que Iván decide despedirlo. Patricio asegura que hablará con Federico e Iván le aconseja que se marche sin hacer escándalos pues si Federico se entera de lo que ha estado haciendo lo mandará a prisión.

Sandra exige a su padre que no envíe a Paloma a la cárcel pero él está decidido por lo que la muchacha pide a Apolonia e Iván que ayuden a su amiga. Estos lo hacen y Paloma queda en libertad sin embargo no desea volver a la mansión Uriarte. Apolonia le ofrece su casa.

Jocelyn llega a la mansión Uriarte donde Federico le da la bienvenida. A Sandra e Iván no les apetece la presencia de la muchacha, quien es confianzuda y de inmediato demuestra la envidia que siente hacia su prima.

Apolonia, accidentalmente, descubre a Marisa besándose con Patricio y al reconocerlos se alarma. Habla con Paz, a la que dice confiesa no saber si decir lo que ha visto o callar.

Mauricio busca a Sandra y le pide que hablen. Ella se niega pero ante la insistencia de él no tiene más opción. Mauricio confiesa lo atraído que se siente hacia ella. Los dos se besan y son vistos por Jocelyn, quien de inmediato se propone enamorar al hombre pues le ha gustado y considera a su prima una tonta.

Federico está dispuesto despojar a Jocelyn de todo lo que le pertenece con tal de acrecentar su fortuna. No sospecha que ella solo le está tomando el pelo.

Berta descubre unos documentos entre las cosas de Jocelyn. Se alarma al saber que la muchacha se ha quedado en la calle.

Apolonia le dice a Iván que Marisa y Patricio son amantes. Este de inmediato le dice a Federico lo que sabe asegurándole que Apolonia no tiene porqué mentir.

Mireya visita a Oscar en la cárcel para decirle que Leónidas ha pagado su fianza y huido por lo que no puede ayudarlo. Oscar le pide a la mujer que busque a Paloma, la cuál puede ayudarlo.

Mauricio confiesa su amor a Sandra y le pide que sea su novia. En ese momento son interrumpidos por Patricio, quien arma un escándalo muy violento que provoca que Lucero entonces de por terminada su relación con él. No da una respuesta a Mauricio, quien tras el altercado la lleva hasta su casa, donde la vuelve a besar.

Federico se presenta ante Marisa y la abofetea exigiéndole que le diga quién es su amante. Ella, asustada, jura no tener amante alguno y entonces él la toma del cabello y le jura que si descubre que lo engaña la matará.

Mireya pide a Paloma que ayude a Oscar a salir de la cárcel pero la muchacha se niega por lo que Mireya no tiene más opción que pagar la fianza con sus ahorros.

Jocelyn intenta seducir a Mauricio, quien le deja claro que está interesado en Sandra y que no descansará hasta casarse con ella. Sólo por placer la malvada y envidiosa Jocelyn se propone a hacer que Sandra se desilusione de Mauricio.

Amapola e Iván, en complicidad con Sandra, se casan por el civil teniéndolos a ella y a Mauricio como testigos. El muchacho aprovecha la ocasión para pedirle a Sandra que acepte ser su novia. Ella se niega y al hablar con Amapola ésta le recomienda que escuche a su corazón. Es entonces que Sandra siente que ama a Mauricio y lo busca, plantándole un fuerte beso de amor.

Oscar está dispuesto a hacer de la vida de Paloma un infierno por lo que la espía y al verla salir del trabajo la sorprende, metiéndola en un taxi en el que la secuestra. Le asegura que se las pagará y le cuenta cómo fue que murió Nubia. La viola y la deja en libertad. Ella se refugia en su antigua casa, donde se siente vacía y sola.

Patricio no está dispuesto a perder a Sandra y busca a Mauricio para armarle un escándalo. Los dos tienen un fuerte enfrentamiento en el que Patricio sale perdiendo. A él acude Jocelyn, la cuál le dice que si ambos se unen pueden separar a Sandra y Mauricio.

Sandra se entera de que Patricio tiene una amante y cuando él la busca ella lo rechaza. Más tarde el pone fin a su relación con Marisa, a la que ruega que no lo vuelva a buscar más. Marisa le llora amargamente pues lo ama con sinceridad.

Sandra pide a su padre que hablen pues ella está segura de que Marisa es mala pero Federico se niega y solo le asegura que si intenta hacer algo en contra de la mujer que él ama lo lamentará. Es así que Federico y Marisa se casan por la iglesia y se sorprenden cuando Apolonia e Iván les informan que ellos también se han casado. Federico aconseja a su hermano que busque una casa donde vivir con su mujer e Iván le recuerda que la casa que habitan es de los dos y que, por derecho, será Apolonia la única señora de la mansión Uriarte. Marisa no puede creer lo que escucha.

Jocelyn logra con sus coqueteos causar un conflicto entre Sandra y Mauricio.

Paloma no asiste a la boda y hundida en su amargura intenta quitarse la vida pero no puede. Llora amargamente y acude a Paz, a quien le cuenta lo que ha sucedido. Paz a su vez se lo dice a Apolonia, quien alienta a la muchacha para que levante una demanda en contra de Oscar. Paloma se niega pues cree que lo mejor será que ella tome justicia por su propia cuenta.

Marisa y Jocelyn, vueltas grandes amigas, tienen mucho en común, entre ello el repudio que sienten hacia Sandra. Las dos se encargan de que Sandra tenga un encuentro con Patricio, logrando así que Mauricio crea que su novia le ha visto la cara. Eso lo aprovecha Jocelyn para seducirlo pero aun así él la rechaza y le asegura que jamás pondrá los ojos en ella.

Mireya confiesa su amor a Oscar, a quien pide que se marchen lejos y comiencen una vida juntos. Él la rechaza y le cuenta lo que le hizo a Paloma.

Agustín Villarroel se ha repuesto y ha llegado a la ciudad a instalarse al lado de Mauricio, a quien felicita por estar enamorado de Sandra. El hombre cree que pude sacar provecho si su hijo llega al altar con la muchacha. Se lo hace saber y entonces Mauricio le pide que no intervenga como alguna vez lo hizo en su relación con Celina.

Apolonia descubre a Jocelyn y Marisa intrigando contra Sandra. Pone sobre aviso a la muchacha, a quien le pide que busque a Mauricio y vuelva con él pues la malvada Jocelyn se ha encaprichado y no descansará hasta quitárselo.

Oscar aparece ante Paloma en su departamento y le exige que le de dinero. Ella se niega y él está a punto de atacarla pero Mauricio los descubre e interviene logrando que Oscar huya mas jure vengarse.

Mireya y Patricio se conocen. Hacen el amor pues él le llega al precio y descubren que en la cama son completamente compatibles.

Sandra pelea con Marisa, a quien acusa de haber sido la amante de Patricio. Federico interviene y abofetea a su hija, quien ésta vez lo enfrenta y le hace saber que su mujer le ha visto la cara. Federico se violenta y entonces Apolonia e Iván interceden por Sandra. Es Apolonia quien confiesa que desde hace mucho tiempo sabe que Marisa y Patricio han sido amantes. Marisa llora amargamente y jura que aquello de lo que se le acusa no es verdad. Aparentemente Federico le cree pero al estar a solas con ella la abofetea vilmente.

Berta pone en su lugar a Jocelyn, quien no hace mas que despotricar intrigas contra Sandra. El ama de llaves le advierte a la muchachita que si insiste en hacer difícil la vida de su prima, entonces ella le contará a Federico las verdaderas razones por las que llegó a vivir a la mansión Uriarte: Que está arruinada y no tiene en qué caerse muerta. Jocelyn entonces cree que debe ser más inteligente y atrapar a Mauricio. Se ve con Patricio, al que le pide que llame a Sandra y le haga creer que la necesita con urgencia. Sandra acude y entonces él trata de escapar con ella, obligándola, pero sufren un terrible accidente ya que Jocelyn ha cortado los cables del auto. Sandra sale ilesa pero Patricio se debate entre la vida y la muerte, alarmando a Marisa, a quien Federico prohíbe que visite al hombre en el hospital, encerrándola bajo llave y llenándola de terrible sufrimiento.

Mauricio siente alivio de que Sandra esté ilesa y ella lo abraza, lo besa, delante de todos los Uriarte, llenando de rabia a Jocelyn. Delante de todos Mauricio da a Sandra un anillo de compromiso que ella acepta. Federico y Agustín celebran el compromiso de sus hijos. Más el hombre, quien cree que por fin se deshará de la hija bastarda a la que recogió.

Mireya rechaza a Oscar asegurándole que ya no está interesada en él pues ha conocido a alguien más. Oscar la espía y la sigue hasta el hospital donde la escucha hablar con Patricio, quien solo pide hablar con Sandra. Moribundo, le pide a la muchacha que se case con él y ella acepta, por lo que con profundo dolor rechaza la propuesta de matrimonio de Mauricio, a quien Paloma pide que entienda a Sandra, la cuál se casará solo porque cree que Patricio morirá.

Kendra se acerca a Damián, al que hace suyo, emborrachándolo. Por su despecho, el acepta que se casará con ella pues cree que en realidad lo ama.

El día de la boda llega. Marisa se ha enterado de todo y se las ingenia para escapar de casa. Llega al hospital y le confiesa a su amante que prefiere verlo muerto antes que casado con su hijastra. Marisa cierra el tanque de oxígeno causando así la muerte a Patricio. Al llegar a casa comienza a sentirse nerviosa y culpable. Jocelyn la nota extraña y le comenta que pareciera que ha matado a alguien. Marisa la cachetea exigiéndole que calle.

Iván se enfrenta a Marisa, quien cínicamente acepta que sí, que fue amante de Patricio. Federico los descubre y se abalanza contra su esposa, a la que arrastra por toda la casa a golpes sin que nadie la defienda. La echa a la calle sin nada y le exige que no vuelva más. Ella asegura que reclamará por lo que le corresponde.

Sandra sufre por la muerte de Patricio. Busca a Mauricio y lo encuentra en la cama con Jocelyn, desilusionándose.

Federico está lleno de frustración. Iván intenta hablar con él pero el hombre no tiene ánimos de escuchar a nadie. Solo piensa en como vengarse de Marisa.

Al enterarse de la muerte de Patricio, Mauricio busca a Sandra, quien le pide que no la busque más e intente ser feliz con Jocelyn, a quien Paloma sorprende hablando con Marisa sobre cómo ha logrado separar a Sandra y Mauricio, por lo que se lo cuenta a su amiga. A pesar de ello Sandra cree que no podrá ser feliz ni con Mauricio ni con nadie.

Mauricio termina su relación con Jocelyn quien con llanto le asegura estar embarazada. Él le exige pruebas de ese embarazo y le jura que aunque ella espere in hijo suyo no se casará con ella pues ama a Sandra.

TIEMPO DESPUES: Iván y Federico discuten pues en el corazón del segundo hay demasiado rencor hacia su hermano, al que culpa de haber sido siempre el dueño del corazón de Estela. Iván y Apolonia creen que Sandra debe saber la verdad: Que Iván es su verdadero padre. Jocelyn los escucha y se lo cuenta a Marisa, quien se encuentra en la miseria pues Federico se ha encargado de arrebatarle todo y cerrarle todas las puertas. Cree que la única manera de terminar con su infierno será deshaciéndose del hombre, quien ha contratado a un espía para que lo tenga informado de todos los movimientos de la mujer.

Mauricio insiste en buscar a Sandra, a la que asegura que deben estar juntos para siempre. Ella decide volver con él causando los celos de Jocelyn, quien pone en la bebida de su prima un mortal veneno que ingiere accidentalmente Berta, la cual convulsiona hasta morir terriblemente. Nadie entiende lo que ha pasado hasta que el médico llega y descubre que la mujer fue envenenada. Para ese entonces Jocelyn ha huido, nerviosa, pues su intención no era matar a nadie, si no solo asustar a su prima, la cuál la encuentra y la desgreña culpándola de la muerte de su nana. Jocelyn se sincera y le grita cuánto la odia. Está a punto de matarla pero llega Mauricio a salvarla pero nuevamente Jocelyn huye.

Rodrigo descubre que Jocelyn lo engañó pues la muchacha quedó en la ruina tras muchos años de haber muerto sus padres, a los que aparentemente asesinó para arrebatarles su fortuna.

Mauricio suplica a Sandra que se case con él y ella acepta.

Oscar y Mireya discuten pues él no acepta que ella lo rechace. Los dos se enfrentan asesinándose en un crimen pasional.

Jocelyn habla con Iván, al que amenaza con decirle a Sandra que él es su verdadero padre si no evita que se case con Mauricio. Iván se encarga de rastrear a la muchacha con ayuda de la policía y alentado por Apolonia decide contar a Sandra que él es su verdadero padre. Ella lo acepta con alegría y acude a Federico, al que dice estar enterada de todo. Federico le pide perdón por el daño que le causó desde que era una niña mas ahora ella asegura entenderlo todo.

Jocelyn es interceptada por la policía y es llevada a prisión, donde la condenan por muchos años.

En la cena de compromiso de Sandra y Mauricio, Marisa aparece con un arma de fuego para dispararle a Federico. Finalmente no lo hace y es ella la que se dispara así misma delante de todos, intentando suicidarse. No lo logra y queda parapléjica. Federico se encarga de pagar los gastos para que alguien se haga cargo de ella en un hospital. La mujer sufre amargamente.

Paloma se entera de la muerte de Oscar y siente un fuerte alivio pues cree que ahora tanto ella como la difunta Nubia pueden descansar tranquilamente.

Agustín hace muy buenas migas con Federico e Iván por los que los tres forman un club de amigos y consuegros.

Apolonia hace un recuento de lo que ha sido su vida y cree que unirse a Iván ha sido lo mejor que ha hecho. Hace las paces con Federico, quien cree que gracias a ella él, su hermano y su sobrina pueden comenzar de cero.

Sandra y Mauricio se casan en Veracruz rodeados de todos sus seres queridos celebrando juntos el placer de amarse para siempre.




























© EL PLACER DE AMARTE  DR. 2013
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1993   (P) 2013